Cómo lo he hecho para correr 11 Maratones de Nueva York seguidas

Prácticamente he pasado por todas las fórmulas que existen para conseguir dorsal

Ahora que estamos en pleno proceso de inscripciones para la Maratón de Nueva York y, dada la dificultad de conseguir un dorsal, muchos me preguntáis cómo lo he hecho para poder estar en la línea de salida durante 11 años seguidos. La verdad es que lo he conseguido con un poco de suerte y un mucho de empeño.

Aquí te voy a contar mi manual de supervivencia para correr 11 Maratones de Nueva York seguidas. Prácticamente, he pasado por todas las fórmulas que existen para conseguir el dorsal, conociendo profundamente los mecanismos del New York Road Runners en el proceso de inscripciones.

  • Maratón de Nueva York2008: Debuté en la Maratón de Nueva York prácticamente por casualidad. El año anterior había viajado como periodista para cubrirla y allí me enganché. Cuando decidí que yo también quería formar parte de aquella aventura, apenas tuve que pensar en cómo conseguir el dorsal, porque la Junta de Andalucía era sponsor de la carrera. Gracias al acuerdo de patrocinio, tenían aseguradas un buen puñado de inscripciones. Por aquel entonces, el running no era tan popular, y los organizadores de aquella acción de marketing se las veían y se las deseaban para encontrar gente que quisiera correr en la Gran Manzana. Así que no me fue difícil convencerles para poder conseguir un dorsal.
  • Maratón de Nueva York2009, 2010 y 2011: el acuerdo de patrocinio de Andalucía con la Maratón de Nueva York duraba 4 años: de 2007, el año en que fui a vivirla como periodista, a 2011. Durante ese tiempo, empezaron a asignar muchos de esos dorsales en función de los méritos deportivos de corredores andaluces. Pero dejaron algunos libres como cortesía para personas que tuvieran cierta relevancia. No sé si yo tenía la suficiente o no, el caso es que a pesado no me gana nadie y durante ese tiempo no me tuve que preocupar por la inscripción.
  • 2012: terminado el ciclo de 4 años de patrocinio de Andalucía en la Maratón de Nueva York, tocaba ponerse el mono de trabajo y empezar a buscar fórmulas para conseguir el dorsal. Ya la carrera me había golpeado lo suficiente como para saber que la querría correr todos los años. En esta primera ocasión, lo conseguí a través de un charity. Organicé una acción solidaria para recaudar fondos para la lucha contra el cáncer infantil. Como recordarás, fue aquella que cancelaron por el Huracán Sandy. Pero, para llegar hasta allí, hubo que estar trabajando muy duro por esta ONG.
  • 2013: La cancelación del año anterior provocó que los que no pudimos correrla (al menos, la maratón oficial, porque nosotros sí que corrimos nuestra «maratón pirata»), nos guardaran la inscripción para el año siguiente.
  • Maratón de Nueva York2014: En 2013 viví unos meses en Nueva York. Y me acogí al programa 9+1 del New York Road Runners (del que era miembro desde 2010). Este programa consiste en correr 9 carreras que organiza el NYRR y hacer de voluntario en una. El voluntariado lo hice en la Media Maratón de Nueva York, y para llegar a las 9 carreras me tuve que gastar un pastizal (las carreras en la ciudad no son baratas) y estar casi todos los fines de semana que tenía libres poniéndome un dorsal.
  • 2015: En 2013, a raíz de la cancelación por el Huracán Sandy, conocí a Glenn Martin. Por entonces, trabajaba para una agencia autorizada. Su pasión y su buen hacer me cautivaron. Desde entonces trabamos una buena amistad. Al tiempo me enteré de que iba a montar su propia agencia, así que no me lo pensé y me puse en sus manos para organizar el viaje de ese año.
  • 2016: Después de terminar la Maratón de Nueva York en 2015, acabé un poco saturado. No sólo por la carrera, sino también por cuestiones personales. Así que pensé que sería un buen momento para cambiar rutinas y dejar de hacer ciertas cosas. Por ejemplo, ir en Noviembre a la Gran Manzana. Fue una decisión difícil, pero la tomé. Sin embargo, cuando en Enero se abrieron las inscripciones, hubo una fuerza que me movió a apuntarme a la lottery. Lo hice sin demasiado convencimiento, lo reconozco. Nunca me había tocado nada. Pero me tocó. Era una señal: la Maratón de Nueva York quería verme cerca.
  • Maratón de Nueva York2017: Probablemente fue la suerte del novato, pero quise comprobar si eso volvía a repetirse. Me apunté otra vez a la lottery y, a finales de Febrero, volvió a llegarme ese mágico correo en el que pone: «Congratulations, you’ve been accepted». Todavía recuerdo el grito que pegué al abrir aquel email.
  • 2018: Tres años seguidos teniendo la suerte de tocarme la lottery eran ya demasiados así que, dada la buena experiencia que tuve con ellos, volví a llamar a las puertas de Glenn y Endeavor Maratones Internacionales para viajar a la Gran Manzana.
  • 2019: …

Como ves, prácticamente he seguido todas las fórmulas que existen: lottery, agencia, 9+1, charity… Se trata, simplemente, de seguir tu instinto y ponerle empeño. Conseguir un dorsal para la Maratón de Nueva York no es fácil, pero se consigue. Yo lo he hecho 11 años seguidos. Y contando…